Domingo s茅ptimo de Pascua
La Ascensi贸n del Se帽or
Solemnidad
Salterio III

Nota Importante: utilizar esta aplicaci贸n con el celular en silencio durante la
celebraci贸n de la misa, para seguir las lecturas, oraciones y acompa帽ar con el canto.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Lo vieron elevarse.

Lectura de los Hechos de los Ap贸stoles聽聽聽1, 1-11

En mi primer Libro, querido Te贸filo, me refer铆 a todo lo que hizo y ense帽贸 Jes煤s, desde el comienzo, hasta el d铆a en que subi贸 al cielo, despu茅s de haber dado, por medio del Esp铆ritu Santo, sus 煤ltimas instrucciones a los Ap贸stoles que hab铆a elegido.

Despu茅s de su Pasi贸n, Jes煤s se manifest贸 a ellos d谩ndoles numerosas pruebas de que viv铆a, y durante cuarenta d铆as se les apareci贸 y les habl贸 del Reino de Dios.

En una ocasi贸n, mientras estaba comiendo con ellos, les recomend贸 que no se alejaran de Jerusal茅n y esperaran la promesa del Padre:聽La promesa, les dijo, que yo les he anunciado. Porque Juan bautiz贸 con agua, pero ustedes ser谩n bautizados en el Esp铆ritu Santo, dentro de pocos d铆as.

Los que estaban reunidos le preguntaron:聽Se帽or, 驴es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?

脡l les respondi贸:聽No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad. Pero recibir谩n la fuerza del Esp铆ritu Santo que descender谩 sobre ustedes, y ser谩n mis testigos en Jerusal茅n, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Dicho esto, los Ap贸stoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocult贸 de la vista de ellos. Como permanec铆an con la mirada puesta en el cielo mientras Jes煤s sub铆a, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron:聽Hombres de Galilea, 驴por qu茅 siguen mirando al cielo? Este Jes煤s que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendr谩 de la misma manera que lo han visto partir.

SALMO RESPONSORIAL聽聽聽46, 2-3. 6-9

R/.聽El Se帽or asciende entre aclamaciones.

Aplaudan, todos los pueblos, aclamen al Se帽or con gritos de alegr铆a; porque el Se帽or, el Alt铆simo, es temible, es el soberano de toda la tierra.R/

El Se帽or asciende entre aclamaciones, asciende al sonido de trompetas. Canten, canten a nuestro Dios, canten, canten a nuestro Rey.R/

El Se帽or es el Rey de toda la tierra, c谩ntenle un hermoso himno. El Se帽or reina sobre las naciones el Se帽or se sienta en su trono sagrado.R/

SEGUNDA LECTURA

Lo hizo sentar a su derecha en el cielo.

Lectura de la carta del Ap贸stol san Pablo a los cristianos de 脡feso聽1, 17-23

Hermanos:

Que el Dios de nuestro Se帽or Jesucristo, el Padre de la gloria, les conceda un esp铆ritu de sabidur铆a y de revelaci贸n que les permita conocerlo verdaderamente. Que 脡l ilumine sus corazones, para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados, los tesoros de gloria que encierra su herencia entre los santos, y la extraordinaria grandeza del poder con que 脡l obra en nosotros, los creyentes, por la eficacia de su fuerza.

脡ste es el mismo poder que Dios manifest贸 en Cristo, cuando lo resucit贸 de entre los muertos y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, elev谩ndolo por encima de todo Principado, Potestad, Poder y Dominaci贸n, y de cualquier otra dignidad que pueda mencionarse tanto en este mundo como en el futuro.

脡l puso todas las cosas bajo sus pies y lo constituy贸, por encima de todo, Cabeza de la Iglesia, que es su Cuerpo y la Plenitud de Aqu茅l que llena completamente todas las cosas.

EVANGELIO

ACLAMACI脫N AL EVANGELIO聽聽聽Mt 28, 19a. 20b

Aleluya.

Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis disc铆pulos. Yo estar茅 siempre con ustedes hasta el fin del mundo, dice el Se帽or. Aleluya.

EVANGELIO

Mientras los bendec铆a, fue llevado al cielo.

+ Evangelio de nuestro Se帽or Jesucristo seg煤n san Lucas 24, 46-53

Jes煤s dijo a聽sus disc铆pulos:

As铆 est谩 escrito: el Mes铆as deb铆a sufrir y resucitar de entre聽los muertos al tercer d铆a, y comenzando por Jerusal茅n, en su Nombre deb铆a predicarse a todas las naciones la conversi贸n para el perd贸n de los pecados. Ustedes son testigos de todo esto. Y Yo les enviar茅 lo que mi Padre les ha prometido. Permanezcan en la ciudad, hasta que sean revestidos con la fuerza que viene de lo alto.

Despu茅s Jes煤s los llev贸 hasta las proximidades de Betania y, elevando sus manos, los bendijo. Mientras los bendec铆a, se separ贸 de ellos y fue llevado al cielo.

Los disc铆pulos, que se hab铆an postrado delante de 脡l, volvieron a Jerusal茅n con gran alegr铆a, y permanec铆an continuamente en el Templo alabando a Dios.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *