Domingo vigesimotercero del tiempo ordinario
Salterio III
Nota Importante: utilizar esta aplicaci贸n con el celular en silencio durante la
celebraci贸n de la misa, para seguir las lecturas, oraciones y acompa帽ar con el canto.

INTRODUCCI脫N

A pesar del mensaje exigente que el Se帽or va entregando a sus seguidores camino a Jerusal茅n, el evangelio de hoy nos muestra que una multitud sigue a Jes煤s. Por lo mismo, el Se帽or se detiene y les aclara las dificultades que implica seguirle. El Se帽or les invita a tomar el peso de la opci贸n que van a hacer, pues si lo van a seguir, debe ser como verdaderos disc铆pulos, y no como simples curiosos. Estas recomendaciones son muy v谩lidas para nosotros hoy.

Son tres elementos los que considera el Se帽or:

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽El amor a Dios es lo primero: no se trata de que el amor a Dios reemplace el amor a otras personas, sino que el amor a Dios transforma todas nuestras relaciones. El amor a nuestros seres queridos, lejos de disminuir, se acrecienta cuando es desde el Se帽or. No es una competencia de a qui茅n se ama m谩s, no se trata de reemplazar un amor por otro, sino que el amor a Dios lo potencia y transforma todo.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽Dispuestos a cargar la cruz: el cristianismo se trata de una vida plena de amor, que lo transforma todo. La cruz es signo del amor extremo del Se帽or por nosotros, que lo lleva al don de la vida. As铆, la cruz es signo de vida y no de muerte. Cargar con la cruz no es una invitaci贸n a resignarse ante el sufrimiento de la vida, sino a estar dispuestos a dar testimonio de la fe incluso con la propia vida. Ser cristianos trae consecuencias, pues no es comprendido por el mundo de hoy. Hay casos extremos que conlleva persecuci贸n f铆sica. Pero para todos hoy significa cuestionamiento e incomprensiones. La pregunta del Se帽or es muy actual, pues frente al conflicto eclesial que vivimos, la tentaci贸n es a ocultar la fe, vivirla a mi manera y privatizarla, eliminando la pertenencia a la Iglesia.

–聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽Sentarse a calcular bien: bajo la figura de construir la torre o ir a la guerra, el Se帽or invita al disc铆pulo a entender el 鈥減recio鈥 que implica seguirle. Y el Se帽or es muy claro, diciendo que hay que estar dispuestos a renunciar a todo lo que poseemos. Este aspecto nos cuesta entender, pues tendemos a pensar que es una referencia simb贸lica. Pero hace varias semanas que venimos escuchando en el evangelio la radicalidad respecto al desprendimiento y nuestra relaci贸n con los bienes. No en un sentido de renuncia, sino en un sentido de liberarnos de aquello que nos produce ataduras. No se trata de botar lo que tenemos, sino de compartir con astucia nuestro tiempo, talento y dinero. El Se帽or nos ha encomendado la construcci贸n del Reino, y para eso cuenta con nosotros, con nuestra capacidad y con nuestros bienes.聽

En definitiva, escuchamos en el Se帽or una invitaci贸n a comprender que seguirlo es una opci贸n radical. Participar de la eucarist铆a y de la comunidad debe transformar nuestra vida. A veces pareciera que nuestra vida sigue igual, pero el Se帽or nos invita a tomarnos en serio el ser sus disc铆pulos y dejarnos transformar por 茅l. Esto es la salvaci贸n, y 茅sta comienza hoy.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

驴Qu茅 hombre puede hacerse una idea de lo que quiere el Se帽or?

Lectura del libro de la Sabidur铆a聽聽9, 13-18

驴Qu茅 hombre puede conocer los designios de Dios o hacerse una idea de lo que quiere el Se帽or?

Los pensamientos de los mortales son indecisos y sus reflexiones, precarias, porque un cuerpo corruptible pesa sobre el alma y esta morada de arcilla oprime a la mente con muchas preocupaciones.

Nos cuesta conjeturar lo que hay sobre la tierra, y lo que est谩 a nuestro alcance lo descubrimos con esfuerzo; pero 驴qui茅n ha explorado lo que est谩 en el cielo? 驴Y qui茅n habr铆a conocido tu voluntad si T煤 mismo no hubieras dado la Sabidur铆a y enviado desde lo alto tu santo esp铆ritu?

As铆 se enderezaron los caminos de los que est谩n sobre la tierra, as铆 aprendieron los hombres lo que te agrada y, por la Sabidur铆a, fueron salvados.

SALMO RESPONSORIAL聽聽聽89, 3-6. 12-14. 17

R/. 隆T煤 has sido nuestro refugio, Se帽or!

T煤 haces que los hombres vuelvan al polvo, con s贸lo decirles:聽Vuelvan, seres humanos. Porque mil a帽os son ante tus ojos como el d铆a de ayer, que ya pas贸, como una vigilia de la noche.R/

T煤 los arrebatas, y son como un sue帽o, como la hierba que brota de ma帽ana: por la ma帽ana brota y florece, y por la tarde se seca y se marchita.R/

Ens茅帽anos a calcular nuestros a帽os, para que nuestro coraz贸n alcance la sabidur铆a. 隆Vu茅lvete, Se帽or! 驴Hasta cu谩ndo…? Ten compasi贸n de tus servidores.R/

S谩cianos enseguida con tu amor, y cantaremos felices toda nuestra vida. Que descienda hasta nosotros la bondad del Se帽or; que el Se帽or, nuestro Dios, haga prosperar la obra de nuestras manos.R/

SEGUNDA LECTURA

Recibe a On茅simo, no ya como un esclavo, sino como un hermano querido.

Lectura de la carta del Ap贸stol san Pablo a Filem贸n聽聽聽9b-10. 12-17

Querido hermano:

Yo, Pablo, ya anciano y ahora prisionero a causa de Cristo Jes煤s, te suplico en favor de mi hijo On茅simo, al que engendr茅 en la prisi贸n.

Te lo env铆o como si fuera una parte de m铆 mismo ser. Con gusto lo hubiera retenido a mi lado, para que me sirviera en tu nombre mientras estoy prisionero a causa del Evangelio. Pero no he querido realizar nada sin tu consentimiento, para que el beneficio que me haces no sea forzado, sino voluntario.

Tal vez, 茅l se apart贸 de ti por un instante, a fin de que lo recuperes para siempre, no ya como un esclavo, sino como algo mucho mejor, como un hermano querido. Si es tan querido para m铆, cu谩nto m谩s lo ser谩 para ti, que est谩s unido a 茅l por lazos humanos y en el Se帽or.

Por eso, si me consideras un amigo, rec铆belo como a m铆 mismo.

EVANGELIO

ACLAMACI脫N AL EVANGELIO聽聽聽Sal 118, 135

Aleluya.

Que brille sobre m铆 la luz de tu rostro, y ens茅帽ame tus preceptos. Aleluya.

EVANGELIO

El que no renuncia a todo lo que posee no puede ser mi disc铆pulo.

+ Evangelio de nuestro Se帽or Jesucristo seg煤n san Lucas聽14, 25-33

Junto con Jes煤s iba un gran gent铆o, y 脡l, d谩ndose vuelta, les dijo: Cualquiera que venga a m铆 y no me ame m谩s que a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta a su propia vida, no puede ser mi disc铆pulo. El que no carga con su cruz y me sigue, no puede ser mi disc铆pulo.

驴Qui茅n de ustedes, si quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con qu茅 terminarla? No sea que una vez puestos los cimientos, no pueda acabar y todos los que lo vean se r铆an de 茅l, diciendo: 鈥淓ste comenz贸 a edificar y no pudo terminar鈥.

驴Y qu茅 rey, cuando sale en campa帽a contra otro, no se sienta antes a considerar si con diez mil hombres puede enfrentar al que viene contra 茅l con veinte mil? Por el contrario, mientras el otro rey est谩 todav铆a lejos, env铆a una embajada para negociar la paz. De la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi disc铆pulo.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *