Domingo vigesimoctavo del tiempo ordinario
Salterio IV

Nota Importante: utilizar esta aplicaci贸n con el celular en silencio durante la

celebraci贸n de la misa, para seguir las lecturas, oraciones y acompa帽ar con el canto.

INTRODUCCI脫N

En el evangelio de este domingo vemos que se presentan 10 leprosos ante el Se帽or para que los sane. La lepra es una enfermedad que en la Sagrada Escritura representa el pecado. Y no se refiere a un pecado individual, sino que es el pueblo entero, la sociedad entera, reflejada en los 10 leprosos que se le acercan.

Est谩 claro que el evangelio no hace referencia a la enfermedad f铆sica, sino que se refiere a la enfermedad moral que deforma y deshumaniza a la persona y a nuestra sociedad. Cu谩nto nos vemos sometidos nosotros a un sistema que ha permitido toda forma de corrupci贸n, la injusticia y la desigualdad, los abusos. Es la lepra de nuestro tiempo, que termina deformando al ser humano.

La propuesta de Cristo en el evangelio es una forma de vida diferente, distinta a la que muchas veces termina siendo aceptada por todos. Frente a un sistema que te incita a acumular, el evangelio te invita a compartir lo que tienes; frente a una sociedad que no perdona, el evangelio te invita a ser misericordioso;聽聽frente al tener que arregl谩rtelas por ti聽聽mismo, el evangelio te invita a establecer v铆nculos profundos con los dem谩s; ante la sospecha del otro el evangelio te invita a amarlo; frente al tener que competir con otros para surgir, el evangelio te invita a caminar juntos; frente a la cultura del bienestar el evangelio te invita a servir; frente a la explotaci贸n de la naturaleza, el evangelio te invita al cuidado de la casa com煤n. En fin, frente a una forma de vida centrada en ti mismo, el evangelio te invita a confiar tu vida a Dios.

Estos leprosos se acercan al Se帽or pidiendo no la salud, sino la misericordia. Es interesante lo que sucede, el Se帽or los env铆a donde el sacerdote para que constatara la curaci贸n. Y en el camino todos quedan curados, pero ser谩 uno solo, un samaritano extranjero, el que regresa a dar gloria a Dios por lo sucedido. Tal vez en esto est谩 el centro del evangelio de hoy: dar gloria a Dios con un coraz贸n agradecido. Pensamos que Dios nos va a querer si somos buenos. Pero el evangelio de hoy nos muestra el amor incondicional que Dios nos tiene. Y es ese amor de Dios el que convierte nuestras deformaciones personales y culturales en belleza y vida. El camino que Cristo nos invita a recorrer, que es el del Evangelio, nos ira transformando y curando. Este nos va humanizando y transformando en personas bellas y buenas. Nuestro mundo necesita de esta belleza y bondad.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Volvi贸 Naam谩n a donde estaba el hombre de Dios y alab贸 al Se帽or.

Lectura del segundo libro de los Reyes聽5, 10. 14-17

El profeta Eliseo mand贸 un mensajero para que dijera a聽Naam谩n, el leproso:聽Ve a ba帽arte siete veces en el Jord谩n; tu carne se restablecer谩 y quedar谩s limpio.

Naam谩n baj贸 y se sumergi贸 siete veces en el Jord谩n, conforme a la palabra del hombre de Dios; as铆 su carne se volvi贸 como la de un muchacho joven y qued贸 limpio.

Luego volvi贸 con toda su comitiva adonde estaba el hombre de Dios. Al llegar, se present贸 delante de 茅l y le dijo:聽Ahora reconozco que no hay Dios en toda la tierra, a no ser en Israel. Acepta, te lo ruego, un presente de tu servidor. Pero Eliseo replic贸:聽Por la vida del Se帽or, a quien sirvo, no aceptar茅 nada. Naam谩n le insisti贸 para que aceptara, pero 茅l se neg贸. Naam谩n dijo entonces:聽De acuerdo; pero permite al menos que le den a tu servidor un poco de esta tierra, la carga de dos mulas, porque tu servidor no ofrecer谩 holocaustos ni sacrificios a otros dioses, fuera del Se帽or.

SALMO RESPONSORIAL聽聽聽97, 1-4

R/.聽El Se帽or manifest贸 su victoria.

Canten al Se帽or un canto nuevo, porque 脡l hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria.R/

El Se帽or manifest贸 su victoria, revel贸 su justicia a los ojos de las naciones: se acord贸 de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel.R/

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Se帽or toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos.R/

SEGUNDA LECTURA

Si somos constantes, reinaremos con Cristo.

Lectura de la segunda carta del Ap贸stol san Pablo a Timoteo聽2, 8-13

Querido hijo:

Acu茅rdate de Jesucristo, que resucit贸 de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico, por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no est谩 encadenada. Por eso soporto estas pruebas por amor a los elegidos, a fin de que ellos tambi茅n alcancen la salvaci贸n que est谩 en Cristo Jes煤s y participen de la gloria eterna.

Esta doctrina es digna de fe:

Si hemos muerto con 脡l, viviremos con 脡l.

Si somos constantes, reinaremos con 脡l.

Si renegamos de 脡l, 脡l tambi茅n renegar谩 de nosotros.

Si somos infieles, 脡l es fiel, porque no puede renegar de s铆 mismo.

EVANGELIO

ACLAMACI脫N AL EVANGELIO聽1Tes 5, 18

Aleluya.

Den gracias a Dios en toda ocasi贸n: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jes煤s. Aleluya.

EVANGELIO

Ninguno volvi贸 a dar gracias a Dios, sino este extranjero.

+ Evangelio de nuestro Se帽or Jesucristo seg煤n san Lucas 17, 11-19

Mientras se dirig铆a a Jerusal茅n, Jes煤s pasaba a trav茅s de Samar铆a y Galilea. Al entrar en un poblado, le salieron al encuentro diez leprosos, que se detuvieron a distancia y empezaron a gritarle:聽隆Jes煤s, Maestro, ten compasi贸n de nosotros!

Al verlos, Jes煤s les dijo:聽Vayan a presentarse a los sacerdotes. Y en el camino quedaron purificados.

Uno de ellos, al comprobar que estaba sanado, volvi贸 atr谩s alabando a Dios en voz alta y se arroj贸 a los pies de Jes煤s con el rostro en tierra, d谩ndole gracias. Era un samaritano.

Jes煤s le dijo entonces:聽驴C贸mo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, 驴d贸nde est谩n? 驴Ninguno volvi贸 a dar gracias a Dios, sino este extranjero?聽Y agreg贸:聽Lev谩ntate y vete, tu fe te ha salvado.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *