Epifan铆a del Se帽or
Solemnidad

Nota Importante: utilizar esta aplicaci贸n con el celular en silencio durante la

celebraci贸n de la misa, para seguir las lecturas, oraciones y acompa帽ar con el canto.

INTRODUCCI脫N

Israel fue el encargado de realizar la misi贸n de reunir a todos los pueblos en la descendencia de Abraham, y realizar, de esta manera, la promesa de la universalidad. Israel crey贸 err贸neamente, hacer esta unidad a partir de un cierto n煤mero de pr谩cticas particulares: la ley, el s谩bado, la circuncisi贸n. Pero s贸lo la fe de Abraham era la capaz de reunir a todas las naciones. Y los hebreos no supieron desvincular la fe de Abraham de sus pr谩cticas legales.聽

El anuncio de un nuevo Pueblo de Dios, de dimensiones universales, que fue prefigurado y preparado en el pueblo elegido, se realiza plenamente en Jesucristo, en quien converge y se recapitula todo el plan de Dios. En 脡l, todo lo que era divisi贸n encuentra plena unidad. Convocando a los magos de oriente, Jes煤s comienza a reunir a los pueblos, y a dar unidad a la gran familia humana, la cual ser谩 realizada perfectamente cuando la fe en Jesucristo har谩 caer las barreras existentes entre todos los hombres.聽

Y en la unidad de la fe, todos se sentir谩n hijos de Dios, igualmente redimidos y hermanos entre ellos.聽

Este nuevo pueblo que es la Iglesia, comunidad de los creyentes, a trav茅s de los siglos realiza y testimonia la llamada universal de todos los hombres a la salvaci贸n, por medio de la obra unificadora de Jesucristo. Es significativa la visi贸n final del nuevo testamento, una multitud de razas, de pueblos y de lenguas que saludan en Dios al Rey de la Naciones, y que habitar谩n en la nueva Jerusal茅n, donde la familia humana reencontrar谩 la verdadera unidad.聽

La unidad que nos trae Cristo no es uniformidad, sino que respeta la originalidad de cada uno. Cada originalidad est谩 llamada a seguir la estrella de Dios, estrella de Dios que podemos identificar con el mandamiento del amor: 鈥淎mar谩s al Se帽or, tu Dios, con todo tu coraz贸n, y a tu pr贸jimo como a ti mismo鈥.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

La gloria del Se帽or brilla sobre ti.

Lectura del libro de Isa铆as聽聽聽60, 1-6

隆Lev谩ntate, resplandece, porque llega tu luz y la gloria del Se帽or brilla sobre ti!

Porque las tinieblas cubren la tierra y una densa oscuridad, a las naciones, pero sobre ti brillar谩 el Se帽or y su gloria aparecer谩 sobre ti.

Las naciones caminar谩n a tu luz y los reyes, al esplendor de tu aurora.

Mira a tu alrededor y observa: todos se han reunido y vienen hacia ti; tus hijos llegan desde lejos y tus hijas son llevadas en brazos. Al ver esto, estar谩s radiante, palpitar谩 y se ensanchar谩 tu coraz贸n, porque se volcar谩n sobre ti los tesoros del mar y las riquezas de las naciones llegar谩n hasta ti. Te cubrir谩 una multitud de camellos, de dromedarios de Madi谩n y de Ef谩.

Todos ellos vendr谩n desde Sab谩, trayendo oro e incienso, y pregonar谩n las alabanzas del Se帽or.

SALMO RESPONSORIAL聽聽聽71, 1-2. 7-8. 10-13

R/.隆Pueblos de la tierra alaben al Se帽or!

Concede, Se帽or, tu justicia al rey y tu rectitud al descendiente de reyes, para que gobierne a tu pueblo con justicia y a tus pobres con rectitud. R/.

Que en sus d铆as florezca la justicia y abunde la paz, mientras dure la luna; que domine de un mar hasta el otro, y desde el R铆o hasta los confines de la tierra. R/.

Que los reyes de Tarsis y de las costas lejanas le paguen tributo. Que los reyes de Arabia y de Sab谩 le traigan regalos; que todos los reyes le rindan homenaje y lo sirvan todas las naciones. R/.

Porque 脡l librar谩 al pobre que suplica y al humilde que est谩 desamparado. Tendr谩 compasi贸n del d茅bil y del pobre, y salvar谩 la vida de los indigentes. R/.

SEGUNDA LECTURA

Ahora ha sido revelado que tambi茅n los paganos participan de la misma promesa.

Lectura de la carta del Ap贸stol san Pablo a los cristianos de 脡feso聽3, 2-6

Hermanos:

Seguramente habr谩n o铆do hablar de la gracia de Dios, que me ha sido dispensada en beneficio de ustedes.

Fue por medio de una revelaci贸n como se me dio a conocer este misterio, tal como acabo de expon茅rselo en pocas palabras. Al leerlas, se dar谩n cuenta de la comprensi贸n que tengo del misterio de Cristo, que no fue manifestado a las generaciones pasadas, pero que ahora ha sido revelado por medio del Esp铆ritu a sus santos ap贸stoles y profetas.

Este misterio consiste en que tambi茅n los paganos participan de una misma herencia, son miembros de un mismo Cuerpo y beneficiarios de la misma promesa en Cristo Jes煤s, por medio del Evangelio.

EVANGELIO

ACLAMACI脫N AL EVANGELIO聽Mt 2, 2

Aleluya.

Vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorar al Se帽or. Aleluya.

EVANGELIO

Hemos venido de Oriente a adorar al rey.

+ Evangelio de nuestro Se帽or Jesucristo seg煤n san Mateo聽聽聽2, 1-12

Cuando naci贸 Jes煤s, en Bel茅n de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusal茅n y preguntaron: 鈥溌緿贸nde est谩 el rey de los jud铆os que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo鈥.

Al enterarse, el rey Herodes qued贸 desconcertado y con 茅l toda Jerusal茅n. Entonces reuni贸 a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qu茅 lugar deb铆a nacer el Mes铆as. 鈥淓n Bel茅n de Judea, le respondieron, porque as铆 est谩 escrito por el Profeta: 鈥榊 t煤, Bel茅n, tierra de Jud谩, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Jud谩, porque de ti surgir谩 un jefe que ser谩 el Pastor de mi pueblo, Israel鈥欌.

Herodes mand贸 llamar secretamente a los magos y, despu茅s de averiguar con precisi贸n la fecha en que hab铆a aparecido la estrella, los envi贸 a Bel茅n, dici茅ndoles: 鈥淰ayan e inf贸rmense cuidadosamente acerca del ni帽o, y cuando lo hayan encontrado, av铆senme para que yo tambi茅n vaya a rendirle homenaje鈥.

Despu茅s de o铆r al rey, ellos partieron. La estrella que hab铆an visto en Oriente los preced铆a, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el ni帽o. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegr铆a y, al entrar en la casa, encontraron al ni帽o con Mar铆a, su madre, y postr谩ndose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sue帽os la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *