Domingo sexto del tiempo ordinario
Salterio II

Nota Importante: utilizar esta aplicaci贸n con el celular en silencio durante la

celebraci贸n de la misa, para seguir las lecturas, oraciones y acompa帽ar con el canto.

INTRODUCCI脫N

El Libro del Eclesi谩stico afirma claramente que el hombre es libre y responsable en sus elecciones; pero al Se帽or no se le escapa nada y 脡l juzga al hombre que asume la responsabilidad de sustraerse a la voluntad divina de la salvaci贸n.聽

Al pueblo elegido Dios le da una ley que le indica los caminos del bien y del mal. Jes煤s ha venido a confirmarla y a llevarla a cumplimiento revel谩ndole las exigencias m谩s profundas. Escribas y fariseos observaban rigurosamente la Ley, pero exige que el cristiano no se preocupen solamente de una observancia exterior de los preceptos. Es necesaria una perfecta coherencia entre el pensar y el actuar. La ley de Dios educa al hombre en lo m谩s 铆ntimo porque el verdadero significado y el verdadero valor de las acciones dependen de las intenciones. La resistencia al mal comienza en el coraz贸n del cual salen las cosas malas que contaminan al hombre.聽

La expresi贸n paradojal :鈥漚rrancarse el ojo y cortarse la mano鈥 vienen a significar la gravedad de las ocasiones de pecado que necesitan el consentimiento interno del hombre que comprometen la salvaci贸n.聽

La Sabidur铆a de Dios que ha redimido al mundo con la cruz puede ser comprendida por los cristiano maduros a los cuales el Esp铆ritu Santo les ha hecho conocer el misterio de Cristo. Ninguna sabidur铆a humana puede hacer conocer aquello que sirve para la salvaci贸n eterna.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

A nadie le orden贸 ser imp铆o.

Lectura del libro del Eclesi谩stico聽聽聽15, 15-20

Si quieres, puedes observar los mandamientos y cumplir fielmente lo que agrada al Se帽or.

脡l puso ante ti el fuego y el agua: hacia lo que quieras, extender谩s tu mano.

Ante los hombres est谩n la vida y la muerte: a cada uno se le dar谩 lo que prefiera.

Porque grande es la sabidur铆a del Se帽or, 脡l es fuerte y poderoso, y ve todas las cosas. Sus ojos est谩n fijos en aquellos que lo temen y 脡l conoce todas las obras del hombre.

A nadie le orden贸 ser imp铆o ni dio a nadie autorizaci贸n para pecar.

SALMO RESPONSORIAL聽聽聽118, 1-2. 4-5. 17-18. 33-34

R/. Felices los que siguen la ley del Se帽or.

Felices los que van por un camino intachable, los que siguen la ley del Se帽or. Felices los que cumplen sus prescripciones y lo buscan de todo coraz贸n.R/

T煤 promulgaste tus mandamientos para que se cumplieran 铆ntegramente. 隆Ojal谩 yo me mantenga firme en la observancia de tus preceptos!R/

S茅 bueno con tu servidor, para que yo viva y pueda cumplir tu palabra. Abre mis ojos, para que contemple las maravillas de tu ley.R/

Mu茅strame, Se帽or, el camino de tus preceptos, y yo los cumplir茅 a la perfecci贸n. Instr煤yeme, para que observe tu ley y la cumpla de todo coraz贸n.R/

SEGUNDA LECTURA

Una sabidur铆a que Dios prepar贸 para nuestra gloria antes que existiera el mundo.

Lectura de la primera carta del Ap贸stol san Pablo a los cristianos de Corinto 2, 6-10

Hermanos:

Es verdad que anunciamos una sabidur铆a entre aqu茅llos que son personas espiritualmente maduras, pero no la sabidur铆a de este mundo ni la que ostentan los dominadores de este mundo, condenados a la destrucci贸n.

Lo que anunciamos es una sabidur铆a de Dios, misteriosa y secreta, que 脡l prepar贸 para nuestra gloria antes que existiera el mundo; aqu茅lla que ninguno de los dominadores de este mundo alcanz贸 a conocer, porque si la hubieran conocido no habr铆an crucificado al Se帽or de la gloria.

Nosotros anunciamos, como dice la Escritura,聽lo que nadie vio ni oy贸 y ni siquiera pudo pensar, aquello que Dios prepar贸 para los que lo aman.

Dios nos revel贸 todo esto por medio del Esp铆ritu, porque el Esp铆ritu lo penetra todo, hasta lo m谩s 铆ntimo de Dios.

EVANGELIO

ACLAMACI脫N AL EVANGELIO聽聽聽Cf. Mt. 11, 25

Aleluya.

Bendito eres, Padre, Se帽or del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los peque帽os. Aleluya.

EVANGELIO

Se dijo a los antepasados…pero Yo les digo.

+ Evangelio de nuestro Se帽or Jesucristo seg煤n san Mateo聽聽聽5, 17-37

Jes煤s dijo a sus disc铆pulos:

No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: Yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.

Les aseguro que no quedar谩n ni una i ni una coma de la Ley sin cumplirse, antes que desaparezcan el cielo y la tierra.

El que no cumpla el m谩s peque帽o de estos mandamientos, y ense帽e a los otros a hacer lo mismo, ser谩 considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y ense帽e, ser谩 considerado grande en el Reino de los Cielos.

Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrar谩n en el Reino de los Cielos.

Ustedes han o铆do que se dijo a los antepasados:聽No matar谩s, y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal. Pero Yo les digo que todo aqu茅l que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aqu茅l que lo insulta, merece ser castigado por el Tribunal. Y el que lo maldice, merece el infierno.

Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y s贸lo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con 茅l, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. Te aseguro que no saldr谩s de all铆 hasta que hayas pagado el 煤ltimo centavo.

Ustedes han o铆do que se dijo:聽No cometer谩n adulterio. Pero Yo les digo: El que mira a una mujer dese谩ndola, ya cometi贸 adulterio con ella en su coraz贸n.

Si tu ojo derecho es para ti una ocasi贸n de pecado, arr谩ncalo y arr贸jalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. Y si tu mano derecha es para ti una ocasi贸n de pecado, c贸rtala y arr贸jala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.

Tambi茅n se dijo:聽El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaraci贸n de divorcio. Pero Yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de uni贸n ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio.

Ustedes han o铆do tambi茅n que se dijo a los antepasados:聽No jurar谩s falsamente, y cumplir谩s los juramentos hechos al Se帽or. Pero Yo les digo que no juren de ning煤n modo: ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusal茅n, porque es la Ciudad del gran Rey. No jures tampoco por tu cabeza, porque no puedes convertir en blanco o negro uno solo de tus cabellos.

Cuando ustedes digan聽s铆, que sea s铆, y cuando digan聽no, que sea no. Todo lo que se dice de m谩s, viene del Maligno.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *