NOVENA DE NTRA. SRA. DE LOURDES

jueves 10 de Febrero de 2022

OCTAVO D脥A

鈥淎lcanzadme la pureza de alma y cuerpo, y la limpieza de toda culpa鈥.

P谩rroco: En el nombre del Padre, del Hijo, y del Esp铆ritu Santo.

Canto mariano (P. Pedro)

DIOS TE SALVE MARIA

1.- Dios te salve Mar铆a, sagrada Mar铆a, / Se帽ora de nuestro camino. / Llena eres de gracia, llamada entre todas / para ser la madre de Dios.

El Se帽or es contigo y t煤 eres la sierva / dispuesta a cumplir su misi贸n. / Y bendita tu eres, dichosa te llaman / a ti, la escogida de Dios.

Y bendito es el fruto que crece en tu vientre, / el Mes铆as del pueblo de Dios, / al que tanto esperamos que nazca / y que sea nuestro rey.

Segunda voz Y CORO:

Mar铆a he mirado hacia el cielo / pensando entre nubes tu rostro encontrar, / y al fin te encontr茅 en un establo / entregando la vida a Jes煤s Salvador.

Mar铆a he querido sentirte / entre tantos milagros que cuentan de ti, / al fin te encontr茅 en mi camino / en la misma vereda que yo.

Ten铆as tu cuerpo cansado, / un ni帽o en los brazos durmiendo en tu paz.

Mar铆a, mujer que regalas la vida sin fin.

 

2.- T煤 eres santa Mar铆a, eres nuestra se帽ora / porque haces tan nuestro al Se帽or. / Eres madre de Dios, eres mi tierna madre / y madre de la humanidad.

Te pedimos que ruegues por todos nosotros, / heridos por tanto pecar. / Desde hoy hasta el d铆a final / de este peregrinar.

 

Segunda Voz y CORO:

Mar铆a he buscado tu imagen serena / vestida entre mantos de luz, / al fin te encontr茅 dolorosa, / llorando de pena a los pies de una cruz.

Mar铆a he querido sentirte / entre tantos milagros que cuentan de ti.

Al fin te encontr茅 en mi camino, / en la misma vereda que yo.

Ten铆as tu cuerpo cansado, / un ni帽o en los brazos durmiendo en tu paz.

Mar铆a, mujer que regalas la vida sin fin.

 

Cierre: Dios te salve Mar铆a, sagrada Mar铆a, / Se帽ora de nuestro camino.

Acto de Contrici贸n (P. Pedro)

Se帽or m铆o Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa en el alma haberte ofendido, por ser T煤 tan bueno y digno de ser amado. Te prometo, ayudado de tu gracia, nunca jam谩s volver a pecar. Am茅n.

 

Lector 1: Oraci贸n inicial para todos los d铆as

隆Oh Mar铆a Inmaculada, Sant铆sima Virgen de Lourdes! deseando hacer esta novena con la mayor devoci贸n de mi alma, y responder a la llamada, que en la persona de la humilde Bernardita has hecho a todos tus hijos, me coloco ante Ti para escuchar con atenci贸n tu voz, exponerte mis necesidades y solicitar tus amorosos cuidados. No me deseches, Madre m铆a, a pesar de mi indignidad; atiende 煤nicamente al arrepentimiento que tengo por haber afligido tu maternal coraz贸n y renovado la pasi贸n de tu amad铆simo Hijo, acude en mi ayuda durante esta santa novena, en la cual me propongo purificar mi alma y conseguir por tu intercesi贸n el favor especial que solicito de la Divina Majestad y dar gracias a la misma, por todos los beneficios recibidos. Am茅n.

 

Lector 2: Meditaci贸n

Digna de consideraci贸n es la manera de brotar el agua de la fuente milagrosa. Primeramente, empieza el agua a abrirse paso gota a gota, poco despu茅s es ya un hilito apenas perceptible; y creciendo sin cesar llega a formarse una fuente que arroja diariamente m谩s de cien mil litros de agua. La oraci贸n tiene que ser perseverante. Por eso dejan de recibirse muchas veces las gracias y favores que se piden al Se帽or y a la Sant铆sima Virgen, porque no se piden con constancia, pues por razones misteriosas no se conceden de ordinario sino despu茅s de instar y de perseverar en la oraci贸n. Las gracias que uno recibe a la manera de la fuente milagrosa, generalmente no producen cambios repentinos, por cuya raz贸n se ha dicho que nadie de repente se hace santo, as铆 como ninguno llega de un solo golpe a ser sumamente malo.

El Papa Francisco nos invita a perseverar en la oraci贸n. La oraci贸n debe ser tenaz: 芦Quien llama a la puerta de su coraz贸n con fe y perseverancia -dice el Papa- no est谩 decepcionado. Dios siempre responde, siempre禄. Contin煤a el Papa explicando que 鈥溾ay que rezar siempre, incluso cuando todo parece vano, cuando Dios aparece sordomudo y parece que perdemos el tiempo. Aunque el cielo se nuble, el cristiano no deja de rezar. Su oraci贸n va de la mano con la fe. Y la fe, en tantos d铆as de nuestra vida, puede parecer una ilusi贸n, un trabajo est茅ril. Hay momentos oscuros en nuestra vida y la oraci贸n parece una ilusi贸n. Pero practicar la oraci贸n tambi茅n significa aceptar este esfuerzo鈥. El Santo Padre entrega como ejemplo el caso cuando una persona le dice al sacerdote: 聽芦Padre, voy a rezar y no siento nada… Me siento tan, con el coraz贸n seco, con el coraz贸n seco, que no s茅…禄, en estos casos 鈥溾ebemos continuar, con esta fatiga de los malos momentos, de los momentos en que no sentimos nada鈥濃.Muchos santos y santas 芦han experimentado la noche de la fe y el silencio de Dios禄 y han sido perseverantes鈥︹. Es en estos momentos cuando hay que continuar en la oraci贸n, porque 鈥溾 nadie est谩 solo porque Jes煤s reza con nosotros鈥, 芦鈥os acoge en su oraci贸n, para que podamos rezar en 脡l y a trav茅s de 脡l. Y esto es obra del Esp铆ritu Santo禄.

 

Teniendo esto presente, no dudemos del Se帽or, que es justamente en circunstancias como estas cuando puede concedernos gracias eficaces, que produzcan en nuestras vidas 聽una transformaci贸n s煤bita, y que de ordinario nos las concede seg煤n es nuestra cooperaci贸n y correspondencia a ellas. En todos los d铆as 隆cu谩ntas veces habr谩 Dios tocado nuestros corazones!… 驴Y ser谩 posible que permanezcamos sordos y no acudamos a sus llamamientos…?. Acudamos, entonces, con prontitud a la oraci贸n y dispong谩monos para el encuentro profundo con el Se帽or en la adoraci贸n eucar铆stica. Una fuente abundante de todas las gracias tenemos en el Sant铆simo Sacramento de la Eucarist铆a. Es el Autor de todo bien, Jes煤s, quien desde la sacrat铆sima Hostia nos dice: 芦Venid a M铆 todos.禄 Acerqu茅monos a esta fuente del amor divino para apagar la sed que sentimos por las cosas de la tierra, y no desear sino las celestiales y eternas.

Med铆tese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

P谩rroco: Comenzamos el rezo del Rosario. Meditamos en este d铆a jueves los misterios luminosos.

Lector (a): Rezo del Rosario

Canto mariano: (P.Pedro)

1.- El 脕ngel del cielo anunci贸 a Mar铆a / que Dios la escog铆a; / toda la tierra callaba, / porque un lirio florec铆a.

 

CORO: EN MI DIOS, MI SALVADOR, / ME SALTA DE ALMA DE GOZO; / PUES EL SANTO Y PODEROSO, / HA HECHO EN MI MARAVILLAS, / POR SER PEQUE脩A Y SENCILLA.

 

2.- 驴C贸mo lo tendr茅 si no estoy casada? / S贸lo desposada con el se帽or San Jos茅 / m谩s a mi Dios creer茅.

 

3.- El 脕ngel contesta: No temas Mar铆a / para su venida te cubrir谩 con su manto / el Esp铆ritu Santo.

4.- Se inclin贸 la Virgen, con santo temor, / en adoraci贸n / y respondi贸: que as铆 sea / seg煤n el Se帽or lo desea;

5.- y el Verbo Divino encontr贸 morada / en ni帽a guardada / entre todas las mujeres / una sola inmaculada.

Lector 3: Parte hist贸rica

El agua que al principio tan tenuemente brotaba de las entra帽as de la tierra iba paulatinamente aument谩ndose hasta llegar a ser una fuente caudalosa. Las gentes, impulsadas por una secreta inspiraci贸n, acud铆an a beber de aquella agua; y hasta los enfermos, declarados muchos de ellos por la ciencia como incurables, al ser ba帽ados, sanaban de sus dolencias. Con estos prodigios, sumado al entusiasmo religioso, acrecentaban por momentos la devoci贸n; y el pueblo, a pesar de que la Aparici贸n no hab铆a dicho qui茅n era, cre铆a que no pod铆a ser otra que la Madre de Dios. Bernardita, que ansiaba tambi茅n saber qui茅n era la hermosa Se帽ora, al verla el 25 de Marzo, como siempre, rodeada de luz indescriptible y con una bondad sin igual, se atrevi贸 a decirle:

芦Se帽ora, 驴tendr茅is la bondad de decirme qui茅n eres y cu谩l es vuestro nombre?禄.

La bendita Aparici贸n sonri贸 sin contestar. Animada por su benevolencia, Bernardita insisti贸: 芦oh Se帽ora! 驴podr铆as decirme vuestro nombre?禄 Los resplandores de la Aparici贸n aumentaron, como si fuese creciendo en alegr铆a; pero tampoco respondi贸. Bernardita, extasiada ante esta hermosura, redobl贸 sus instancias, pronunciando por tercera vez estas palabras: 芦Se帽ora, 驴quer茅is tener la bondad de decirme cu谩l es vuestro nombre?禄 A pesar de tantas instancias, la Aparici贸n permanec铆a silenciosa. La ni帽a, como si una inspiraci贸n superior la guiara, por cuarta vez dijo: 芦隆Oh Se帽ora! os lo suplico, 驴quer茅is tener la bondad de decirme qui茅n sois y c贸mo os llam谩is?鈥 A esta 煤ltima s煤plica, la Aparici贸n despleg贸 las manos, suspendi贸 del brazo derecho el rosario, abri贸 los brazos y los inclin贸 al suelo, como para indicar las bendiciones que derramar铆a sobre la tierra. Despu茅s elev谩ndolos hacia el cielo, pronunci贸 con profunda voz: 芦Yo soy la Inmaculada Concepci贸n.禄

 

 

Lector 1: Petici贸n del Octavo D铆a

隆Oh Inmaculada Mar铆a, toda hermosa, pura y sin mancha desde el primer instante de tu Concepci贸n! Alc谩nzame la pureza de alma y cuerpo, para que pueda acercarme dignamente al Sant铆simo Sacramento del altar. Si el ciervo sediento corre presuroso a las aguas cristalinas para apagar su sed, sedienta se halla mi alma, por acercarse a ese Sacramento de bondad y de amor. Obtenedme, Virgen Santa, tal gracia al recibir ma帽ana a tu Sant铆simo Hijo en la comuni贸n; que jam谩s llegue a echarlo de mi alma por el pecado, porque sin Jes煤s, que es mi vida, mi dicha y todo mi consuelo, no puedo vivir, ni tener paz en mi coraz贸n. Am茅n.

Padre Pedro: Junto con esta s煤plica, tambi茅n presentamos las siguientes oraciones por nuestros hermanos vivos y difuntos, para que Mar铆a Sant铆sima interceda por nosotros ante su Hijo:

Sigue el Lector 1:

1.- Por las personas que est谩n delicadas de salud, especialmente los contagiados con el Covid 19, para que con 谩nimo firme y uniendo su dolor y enfermedad al misterio de la pasi贸n de Cristo, el Se帽or les conceda fortaleza y aumente su esperanza. Con Mar铆a, Roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

2.-Por los grupos de oraci贸n, para que no desfallezcan en su apostolado, y que puedan transmitir y ense帽ar a otras personas la riqueza de vida de oraci贸n, especialmente en el rezo del Santo Rosario. Con Mar铆a, roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

3.- Por todos nuestros familiares y amigos difuntos, para que el Se帽or sea misericordioso con ellos y los admita en su Santo Reino Con Mar铆a, roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

 

Se pueden agregar otras peticiones o se deja un momento de silencio para la intenci贸n personal.

Lector 2: Oraci贸n de San Bernardo

Acordaos, 隆oh piados铆sima Virgen Mar铆a!, que nunca se ha o铆do decir que cuantos han recurrido a vuestra protecci贸n, implorado vuestra misericordia y pidiendo vuestro auxilio, hayan sido abandonados. Animado con esta confianza, 隆Oh Virgen madre de las v铆rgenes!, corro y vengo a Vos, y gimiendo bajo el peso de mis pecados, me postro a vuestros pies. 隆Oh Madre del Verbo!, no desatend谩is mis oraciones; antes bien, escuchadlas favorablemente y dignaos acceder a ellas, Virgen gloriosa y bendita. Am茅n.

Se rezan tres AVEMAR脥AS, a帽adiendo despu茅s de cada una de las Avemar铆as la exclamaci贸n: 芦VIRGEN, DE LOURDES, ROGAD POR NOSOTROS禄.

 

Lector 3: Oraci贸n Final

Inmaculada Se帽ora y Madre m铆a, por el grande amor que has mostrado a los hombres, te has dignado aparecer en una tosca gruta e instruir a la joven y dichosa Bernardita; te ruego que tambi茅n tu acci贸n alegre mi coraz贸n, y del mismo modo como has hecho brotar en la gruta de Lourdes aquel manantial riqu铆simo de cristalinas y saludables aguas, para remedio del cuerpo, derrama sobre mi pobre alma las dulces y f茅rtiles aguas de la gracia, que apaguen mi sed por las cosas de la tierra, y limpien mi esp铆ritu para que sea digno de los goces pur铆simos del cielo. Am茅n.

 

 

Contin煤a la celebraci贸n de la Santa Misa鈥