NOVENA DE NTRA. SRA. DE LOURDES

domingo 06 de Febrero 2022

CUARTO D脥A

鈥淎 Ti acudo, Se帽ora, con el coraz贸n desgarrado por el dolor de mis culpas鈥

P谩rroco: En el nombre del Padre, del Hijo, y del Esp铆ritu Santo.

Canto mariano (P.Pedro)

1.- El 脕ngel del cielo anunci贸 a Mar铆a / que Dios la escog铆a; / toda la tierra callaba, / porque un lirio florec铆a.

EN MI DIOS, MI SALVADOR, / ME SALTA DE ALMA DE GOZO; / PUES EL SANTO Y PODEROSO, / HA HECHO EN MI MARAVILLAS, / POR SER PEQUE脩A Y SENCILLA.

2.- 驴C贸mo lo tendr茅 si no estoy casada? / S贸lo desposada con el se帽or San Jos茅 / mas a mi Dios creer茅.

3.- El 脕ngel contesta: No temas Mar铆a / para su venida te cubrir谩 con su manto / el Esp铆ritu Santo.

4.- Se inclin贸 la Virgen, con santo temor, / en adoraci贸n / y respondi贸: que as铆 sea / seg煤n el Se帽or lo desea;

5.- y el Verbo Divino encontr贸 morada / en ni帽a guardada / entre todas las mujeres / una sola inmaculada.

 

Acto de Contrici贸n (P.Pedro)

Se帽or m铆o Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa en el alma haberte ofendido, por ser T煤 tan bueno y digno de ser amado. Te prometo, ayudado de tu gracia, nunca jam谩s volver a pecar. Am茅n.

 

Lector 1: Oraci贸n inicial para todos los d铆as

隆Oh Mar铆a Inmaculada, Sant铆sima Virgen de Lourdes! deseando hacer esta novena con la mayor devoci贸n de mi alma, y responder a la llamada, que en la persona de la humilde Bernardita has hecho a todos tus hijos, me coloco ante Ti para escuchar con atenci贸n tu voz, exponerte mis necesidades y solicitar tus amorosos cuidados. No me deseches, Madre m铆a, a pesar de mi indignidad; atiende 煤nicamente al arrepentimiento que tengo por haber afligido tu maternal coraz贸n y renovado la pasi贸n de tu amad铆simo Hijo, acude en mi ayuda durante esta santa novena, en la cual me propongo purificar mi alma y conseguir por tu intercesi贸n el favor especial que solicito de la Divina Majestad y dar gracias a la misma, por todos los beneficios recibidos. Am茅n.

 

Lector 2: Meditaci贸n

Deseo grande es el de la Sant铆sima Virgen, que se ruegue por los pecadores. Y ciertamente no puede menos de ser as铆: creado el mundo por Dios para su gloria; hecho el hombre a su imagen y semejanza, y redimido despu茅s a costa de la sangre precios铆sima de su Sant铆simo Hijo, est谩 en el deber de honrarle, servirle y reverenciarle; recemos unos por otros, especialmente por aquellos que est谩n alejados de Dios. El Papa Francisco nos insta a rezar con fervor. Dec铆a en una catequesis en diciembre de 2020: 鈥淎 la oraci贸n le importa el hombre. Simplemente el hombre. Quien no ama al hermano no reza seriamente. Se puede decir: en esp铆ritu de odio no se puede rezar; en esp铆ritu de indiferencia no se puede rezar. La oraci贸n solamente se da en esp铆ritu de amor. Quien no ama finge rezar, o 茅l cree que reza, pero no reza, porque falta precisamente el esp铆ritu que es el amor鈥︹.

鈥淐uando un creyente, movido por el Esp铆ritu Santo, reza por los pecadores, no hace selecciones, no emite juicios de condena: reza por todos. Y reza tambi茅n por s铆 mismo. En ese momento sabe que no es demasiado diferente de las personas por las que reza: se siente pecador, entre los pecadores, y reza por todos. La lecci贸n de la par谩bola del fariseo y del publicano es siempre viva y actual: nosotros no somos mejores que nadie, todos somos hermanos en una comunidad de fragilidad, de sufrimientos y en el ser pecadores. Por eso una oraci贸n que podemos dirigir a Dios es esta: 鈥淪e帽or, no es justo ante ti ning煤n viviente鈥︹攅sto lo dice un salmo: 鈥楽e帽or, no es justo ante ti ning煤n viviente鈥, ninguno de nosotros: todos somos pecadores鈥, todos somos deudores que tienen una cuenta pendiente; no hay ninguno que sea impecable a tus ojos. 隆Se帽or ten piedad de nosotros!鈥. Y con este esp铆ritu la oraci贸n es fecunda, porque vamos con humildad delante de Dios a rezar por todos. Sin embargo, el fariseo rezaba de forma soberbia: 鈥淭e doy gracias, Se帽or, porque yo no soy como esos pecadores; yo soy justo, hago siempre鈥︹. Esta no es la oraci贸n: esto es mirarse al espejo, a la realidad propia, mirarse al espejo maquillado de la soberbia鈥.

鈥淓l mundo va adelante gracias a esta cadena de orantes que interceden, y que son en su mayor铆a desconocidos鈥 隆pero no para Dios! Hay muchos cristianos desconocidos que, en tiempo de persecuci贸n, han sabido repetir las palabras de nuestro Se帽or: 芦Padre, perd贸nales, porque no saben lo que hacen禄 (Lc聽23,34)… La Iglesia, en todos sus miembros, tiene la misi贸n de practicar la oraci贸n de intercesi贸n, intercede por los otros. En particular tiene el deber quien est谩 en un rol de responsabilidad: padres, educadores, ministros ordenados, superiores de comunidad鈥 Como Abraham y Mois茅s, a veces deben 鈥渄efender鈥 delante de Dios a las personas encomendadas a ellos. En realidad, se trata de mirar con los ojos y el coraz贸n de Dios, con su misma invencible compasi贸n y ternura. Rezar con ternura por los otros. Todos somos hojas del mismo 谩rbol: cada desprendimiento nos recuerda la gran piedad que debemos nutrir, en la oraci贸n, los unos por los otros. Recemos los unos por los otros: nos har谩 bien a nosotros y har谩 bien a todos鈥.

 

Med铆tese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

P谩rroco: Comenzamos el rezo del Rosario. Meditamos en este d铆a domingo los misterios gloriosos.

Lector (a): Rezo del Rosario

Canto mariano: (P.Pedro):聽El Ave Mar铆a de Lourdes

1.- Del cielo ha bajado la Madre de Dios,

Cantemos el ave a su concepci贸n.

/ AVE, AVE, AVE MAR脥A. / (2)

2.- Del verbo divino, de Cristo Jes煤s,

Sant铆sima Madre, Mar铆a eres t煤.

ESTRIBILLO.

 

3.- El 脕ngel que env铆a el Dios eternal,

saluda a Mar铆a con voz celestial.

ESTRIBILLO.

 

4.- De gracia eres llena, Virgen sin igual,

alivia la pena del pobre mortal.

ESTRIBILLO.

 

5.- Hacia ti clamamos, hechizo de amor;

aqu铆 veneramos contigo al Se帽or.

ESTRIBILLO.

 

6.- De tu casto seno bendito es tambi茅n

el fruto risue帽o, Jes煤s, nuestro bien.

ESTRIBILLO.

 

7.- Otra Inmaculada el mundo no vio;

tu estela sagrada seguir quiero yo.

ESTRIBILLO.

Lector 3: Parte hist贸rica

La noticia de las apariciones, as铆 como la promesa que hab铆a hecho Bernardita de ir al lugar de las manifestaciones durante quince d铆as, se hab铆a extendido por toda la comarca. De todas partes acud铆an a la Gruta, y millares de personas al salir el sol, el d铆a 21 de febrero se hallaban reunidas, esperando ver lo que en las rocas de Massabielle se verificaba.

La ni帽a por su parte, cumpliendo la promesa hecha a la Se帽ora, y atravesando por medio de la multitud, sin afectaci贸n, pero tambi茅n sin perturbarse, llega a las proximidades de la gruta. A los pocos momentos se desfigur贸 su rostro, volvi茅ndose radiante; todas sus facciones se elevan, y como si penetrase en una regi贸n superior, expresaban sentimientos que no son de este mundo. La boca entreabierta, estaba como petrificada de admiraci贸n; sus ojos fijos y bienaventurados contemplaban una hermosura divina que ning煤n otro ve铆a pero que todos present铆an, vi茅ndola, por decirlo as铆, en la reverberaci贸n de la cara de la ni帽a.

A su lado se hallaba el Dr. Dozous y al verla en esta situaci贸n, la observa detenidamente, le toma el pulso, y despu茅s de un rato exclama: 芦No, esta no es la rigidez de la catalepsia; aqu铆 no hay excitaci贸n febril, ni el 茅xtasis inconsciente de los alucinados; aqu铆 hay un hecho extraordinario completamente para la medicina.禄

En aquel momento, la ni帽a arrodillada da algunos pasos, y avanza en esta actitud, hacia el interior de la Gruta. La Madre de la misericordia pareci贸 recorrer con mirada triste la tierra. Bernardita, al verla llena de dolor, exclama: 鈥溌縌u茅 tiene Usted? 驴Qu茅 es preciso hacer?鈥

Responde la excelsa Madre de Dios: 芦Rezar por los pecadores禄. Entretanto el coraz贸n de la inocente pastorcilla se llena de amargura, por ver el dolor que manifestaba la Sant铆sima Virgen en estos momentos; cambiando de una fisonom铆a radiante a una de indecible tristeza, al tiempo que de sus ojos se desprend铆an dos gruesas l谩grimas que ruedan por sus mejillas, y que se 聽detienen sin caer hasta la tierra.

 

Lector 1: Petici贸n del Cuarto D铆a

隆Oh Madre del amor hermoso, del temor y de la santa esperanza! A tus pies vengo lloroso, avergonzado y confuso. Yo soy el que con mis pecados llen茅 de amargura tu coraz贸n y de tristeza tu rostro. A Ti acudo, Se帽ora, con el coraz贸n desgarrado por el dolor de mis culpas y resuelto a morir mil veces antes que volver a cometerlas. Vuelve hacia m铆 esos tus ojos misericordiosos. Mira tambi茅n compasiva a todos los pecadores y atr谩elos a la gracia de tu Sant铆simo Hijo. Am茅n.

Junto con esta intenci贸n personal, tambi茅n presentamos las siguientes oraciones por nuestros hermanos vivos y difuntos, para que Mar铆a Sant铆sima interceda por nosotros ante su Hijo:

 

1.- Pedimos por todos los enfermos, especialmente por quienes se han contagiado con el Covid19. Con Mar铆a, Roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

2.-Roguemos tambi茅n por los m茅dicos, enfermeras, y personal auxiliar que trabaja en hospitales y cl铆nicas, que el Se帽or bendiga su vocaci贸n de servicio. Con Mar铆a, roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

3.-Por aquellos hermanos que han partido a la casa del Padre Eterno, que el Se帽or los admita en su Santo Reino. Con Mar铆a, Roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

 

Se pueden agregar otras peticiones o se deja un momento de silencio para la intenci贸n personal.

Lector 2: Oraci贸n de San Bernardo

Acordaos, 隆oh piados铆sima Virgen Mar铆a!, que nunca se ha o铆do decir que cuantos han recurrido a vuestra protecci贸n, implorado vuestra misericordia y pidiendo vuestro auxilio, hayan sido abandonados. Animado con esta confianza, 隆Oh Virgen madre de las v铆rgenes!, corro y vengo a Vos, y gimiendo bajo el peso de mis pecados, me postro a vuestros pies. 隆Oh Madre del Verbo!, no desatend谩is mis oraciones; antes bien, escuchadlas favorablemente y dignaos acceder a ellas, Virgen gloriosa y bendita. Am茅n.

Se rezan tres AVEMAR脥AS, a帽adiendo despu茅s de cada una de las Avemar铆as la exclamaci贸n: 芦VIRGEN, DE LOURDES, ROGAD POR NOSOTROS禄.

 

Lector 3: Oraci贸n Final

Inmaculada Se帽ora y Madre m铆a, por el grande amor que has mostrado a los hombres, te has dignado aparecer en una tosca gruta e instruir a la joven y dichosa Bernardita; te ruego que tambi茅n tu acci贸n alegre mi coraz贸n, y del mismo modo como has hecho brotar en la gruta de Lourdes aquel manantial riqu铆simo de cristalinas y saludables aguas, para remedio del cuerpo, derrama sobre mi pobre alma las dulces y f茅rtiles aguas de la gracia, que apaguen mi sed por las cosas de la tierra, y limpien mi esp铆ritu para que sea digno de los goces pur铆simos del cielo. Am茅n.

 

 

Contin煤a con la celebraci贸n de la Santa Misa鈥