NOVENA DE NTRA. SRA. DE LOURDES

mi茅rcoles 9 de Febrero de 2022

S脡PTIMO D脥A

鈥淪ant铆sima Virgen Mar铆a! D茅jame sellar la novena con una buena confesi贸n de todas mis culpas鈥.

P谩rroco: En el nombre del Padre, del Hijo, y del Esp铆ritu Santo.

Canto mariano (P. Pedro)

1.- Quiero caminar contigo Mar铆a / Pues tu eres mi Madre eres mi gu铆a / T煤 eres para m铆 el m谩s grande ejemplo / de santidad, de humildad.

2.- Quiero caminar contigo Mar铆a / No s贸lo un momento, todos los d铆as / Necesito tu amor de Madre / Tu intercesi贸n ante el Se帽or

CORO:

Gu铆a mis pasos / Ll茅vame al cielo / Bajo tu manto / No tengo miedo

Llena de gracia / Ave Mar铆a / Hoy yo te ofrezco / toda mi vida

 

3.- Quiero caminar contigo Mar铆a / Madre en el dolor y en la alegr铆a / T煤 que fuiste fiel hasta el extremo / Fiel en la cruz, fiel a Jes煤s.

Acto de Contrici贸n (P. Pedro)

Se帽or m铆o Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa en el alma haberte ofendido, por ser T煤 tan bueno y digno de ser amado. Te prometo, ayudado de tu gracia, nunca jam谩s volver a pecar. Am茅n.

 

Lector 1: Oraci贸n inicial para todos los d铆as

隆Oh Mar铆a Inmaculada, Sant铆sima Virgen de Lourdes! deseando hacer esta novena con la mayor devoci贸n de mi alma, y responder a la llamada, que en la persona de la humilde Bernardita has hecho a todos tus hijos, me coloco ante Ti para escuchar con atenci贸n tu voz, exponerte mis necesidades y solicitar tus amorosos cuidados. No me deseches, Madre m铆a, a pesar de mi indignidad; atiende 煤nicamente al arrepentimiento que tengo por haber afligido tu maternal coraz贸n y renovado la pasi贸n de tu amad铆simo Hijo, acude en mi ayuda durante esta santa novena, en la cual me propongo purificar mi alma y conseguir por tu intercesi贸n el favor especial que solicito de la Divina Majestad y dar gracias a la misma, por todos los beneficios recibidos. Am茅n.

 

Lector 2: Meditaci贸n

Muy grande y soberano es el premio que est谩 prometido a la obediencia. Bernardita ve el agua cenagosa, que en peque帽a cantidad manaba en el hoyo que hab铆a hecho en la tierra; oye el mandato de la Visi贸n de beber aquella agua y lavarse con ella, y cumpli茅ndolo fielmente merece que la Virgen fije en ella una mirada benigna, pag谩ndole as铆 con creces el esfuerzo que hizo al cumplir su mandato. Nada costar谩 quiz谩s tanto a nuestro orgullo, como habernos de humillar a confesar nuestros pecados al ministro de Dios. Mas, 隆Oh! Si los pecadores supiesen las delicias que est谩n escondidas en la piscina saludable de la penitencia, ciertamente se apresurar铆an a lavarse en ella y purificarse de todas sus culpas; si conociesen el riqu铆simo don que Jes煤s les ofrece; si acudiesen a la invitaci贸n que les hace Jes煤s dici茅ndoles: 芦bebed de esta agua禄, se convencer铆an de que la alegr铆a y paz interior que se halla en el sacramento de la penitencia, excede a toda paz y alegr铆a humana, y que los consuelos que proporciona abundantes.

De este modo, prepar茅monos durante esta novena a realizar una buena confesi贸n sacramental cuando el tiempo lo permita, y mientras tanto, podemos hacer cada d铆a con mucha piedad el acto de contrici贸n pidiendo la misericordia de Dios y conscientes de la infinidad de faltas por las cuales suplicamos su perd贸n. Este es el mejor obsequio que le podemos hacer a nuestra Sant铆sima Madre como prop贸sito de este d铆a.

Med铆tese sobre lo dicho y pida cada uno la gracia que desea alcanzar por medio de esta Novena.

P谩rroco: Comenzamos el rezo del Rosario. Meditamos en este d铆a mi茅rcoles los misterios gloriosos.

Lector (a): Rezo del Rosario

Canto mariano: (P.Pedro) Ave Mar铆a Lourdes de Francia

 

1.- En Lourdes de Francia / su trono fij贸 / la reina del Cielo / la Madre de Dios

Ave, ave, ave Mar铆a鈥

3.- De Luz rodeada / y eterno esplendor / la Reina del Cielo / as铆 apareci贸.

4.- Un traje vest铆a / de blanco color / que al talle ajustaba / azul ce帽idor

Lector 3: Parte hist贸rica

Cada d铆a crec铆a el inmenso oleaje de personas, que acud铆an a la Gruta. Arrastrados por la universal admiraci贸n hab铆an ido muchos esc茅pticos, librepensadores y curiosos, con el objeto de burlarse o de hallar alguna supercher铆a indigna. En esta disposici贸n de 谩nimo se hallaban, cuando el 25 de febrero se present贸 Bernardita, en cumplimiento de la promesa que hab铆a hecho a la celestial Visi贸n, de ir a la Gruta durante quince d铆as; y sobrecogidos por una emoci贸n inexplicable, al ver a la ni帽a, se descubrieron y se arrodillaron como todos los dem谩s. La favorecida pastorcilla, sin cuidarse de nada de cuanto la rodeaba, y pensando s贸lo en la celestial Aparici贸n, se arrodill贸 y se puso en oraci贸n. Al poco tiempo su faz se transforma y todos creen ver a la Sant铆sima Virgen, en los rayos de luz que se reflejaban en las facciones de Bernardita, a la manera que por los rayos de luz que iluminan las cumbres de las monta帽as, conocemos que el sol est谩 presente en nuestro horizonte.

Una misteriosa conversaci贸n se advierte entre la Reina de los cielos y la humilde pastorcita de la tierra, no desde帽ando aquella comunicar a 茅sta un tercer secreto, 鈥淵 ahora鈥︹, a帽adi贸 la Virgen despu茅s de una pausa, 鈥渧e a beber y lavarte en la fuente y come la yerba que brota junto a ella鈥. Bernardita se qued贸 suspensa al o铆r la palabra fuente, y sin apartar los ojos de la Virgen, se dirigi贸 hacia el r铆o, pues por aquellos parajes no hab铆a m谩s agua que la que arrastraba el Gave a algunos pasos de las rocas.

Una palabra y un adem谩n de la Aparici贸n la detuvieron en su camino. 芦No es ah铆禄- le dijo-, 芦yo no te he dicho que bebas en el Gave, sino en la fuente que est谩 aqu铆禄. Bernardita empez贸 a escarbar en la tierra, en el lugar que le indicaba la Aparici贸n. De improviso el fondo de aquella cavidad abierta por la ni帽a se torn贸 h煤meda. Un agua misteriosa comenz贸 a filtrarse gota a gota bajo las manos de Bernardita, y a llenar aquel hueco del tama帽o de un vaso que acababa de formarse.

Aquella agua, al mezclarse con la tierra removida por las manos de la ni帽a, no formaba en un principio m谩s que barro. Bernardita trat贸 por tres veces de llevar a sus labios aquel cenagoso l铆quido; pero por tres veces fue tan fuerte su aversi贸n, que lo arroj贸 sin tener fuerzas para tragarlo. No obstante, quer铆a ante todo obedecer a la radiante Aparici贸n, y a la cuarta vez, venci贸 su repugnancia, bebi贸, se lav贸, y comi贸 un poco de la planta campestre que brotaba al pie de la roca.

Cuando Bernardita cumpli贸 todas las 贸rdenes que hab铆a recibido, la Virgen fij贸 en ella una mirada llena de satisfacci贸n y a los pocos instantes desapareci贸.

 

Lector 1: Petici贸n del S茅ptimo D铆a

隆Sant铆sima Virgen Mar铆a, Madre m铆a! Acerc谩ndome ya al final de esta novena, no quiero resistir m谩s a los llamamientos interiores que me incitan a sellarla con una buena confesi贸n. S铆, quiero confesarme bien para recibir dignamente a Tu Sant铆simo Hijo el 煤ltimo d铆a de esta Novena. T煤 que me inspiras a este deseo, Santa Se帽ora, suplica a tu Hijo que me conceda la gracia para poner en pr谩ctica este santo deseo, a fin de que mi confesi贸n sea grata a los divinos ojos y mi alma quede enteramente purificada, y lleve en adelante una vida perfectamente cristiana y conforme a los preceptos de la ley divina.

Padre Pedro: Junto con esta intenci贸n personal, tambi茅n presentamos las siguientes oraciones por nuestros hermanos vivos y difuntos, para que Mar铆a Sant铆sima interceda por nosotros ante su Hijo:

Sigue el Lector 1:

1.- Pedimos por todos los enfermos y por quienes cuidan de ellos. Tambi茅n pidamos por los agentes de la pastoral de la salud, ,para que anuncien con entusiasmo al Se帽or a nuestros hermanos que est谩n delicados de salud. Con Mar铆a, Roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

2.-Por quienes se preparan para recibir los sacramentos de iniciaci贸n cristiana, especialmente los ni帽os y j贸venes que recibir谩n la primera comuni贸n, para que se preparen adecuadamente y haciendo una buena primera confesi贸n antes de su comuni贸n sacramental. Con Mar铆a, roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

3.- Por todos nuestros familiares y amigos difuntos, para que el Se帽or sea misericordioso con ellos y los admita en su Santo Reino Con Mar铆a, roguemos al Se帽or. (Esc煤chanos Se帽or, te rogamos).

 

Se pueden agregar otras peticiones o se deja un momento de silencio para la intenci贸n personal.

Lector 2: Oraci贸n de San Bernardo

Acordaos, 隆oh piados铆sima Virgen Mar铆a!, que nunca se ha o铆do decir que cuantos han recurrido a vuestra protecci贸n, implorado vuestra misericordia y pidiendo vuestro auxilio, hayan sido abandonados. Animado con esta confianza, 隆Oh Virgen madre de las v铆rgenes!, corro y vengo a Vos, y gimiendo bajo el peso de mis pecados, me postro a vuestros pies. 隆Oh Madre del Verbo!, no desatend谩is mis oraciones; antes bien, escuchadlas favorablemente y dignaos acceder a ellas, Virgen gloriosa y bendita. Am茅n.

Se rezan tres AVEMAR脥AS, a帽adiendo despu茅s de cada una de las Avemar铆as la exclamaci贸n: 芦VIRGEN, DE LOURDES, ROGAD POR NOSOTROS禄.

 

Lector 3: Oraci贸n Final

Inmaculada Se帽ora y Madre m铆a, por el grande amor que has mostrado a los hombres, te has dignado aparecer en una tosca gruta e instruir a la joven y dichosa Bernardita; te ruego que tambi茅n tu acci贸n alegre mi coraz贸n, y del mismo modo como has hecho brotar en la gruta de Lourdes aquel manantial riqu铆simo de cristalinas y saludables aguas, para remedio del cuerpo, derrama sobre mi pobre alma las dulces y f茅rtiles aguas de la gracia, que apaguen mi sed por las cosas de la tierra, y limpien mi esp铆ritu para que sea digno de los goces pur铆simos del cielo. Am茅n.

 

 

Contin煤a con la celebraci贸n de la Santa Misa鈥