NOVENA DE NTRA. SRA. DE LOURDES

viernes 11 de Febrero 2022

NOVENO D脥A

鈥淢ereciendo siempre vuestra protecci贸n, hasta que tenga la dicha de gozar en el cielo鈥.

P谩rroco: En el nombre del Padre, del Hijo, y del Esp铆ritu Santo.

Canto mariano (P. Pedro)

Ave Mar铆a Lourdes de Francia

1.- En Lourdes de Francia / su trono fij贸 / la reina del Cielo / la Madre de Dios

Ave, ave, ave Mar铆a鈥

2.- De Luz rodeada / y eterno esplendor / la Reina del Cielo / as铆 apareci贸.

3.- Un traje vest铆a / de blanco color / que al talle ajustaba / azul ce帽idor

Acto de Contrici贸n (P. Pedro)

Se帽or m铆o Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa en el alma haberte ofendido, por ser T煤 tan bueno y digno de ser amado. Te prometo, ayudado de tu gracia, nunca jam谩s volver a pecar. Am茅n.

 

Lector 1: Oraci贸n inicial para todos los d铆as

隆Oh Mar铆a Inmaculada, Sant铆sima Virgen de Lourdes! deseando hacer esta novena con la mayor devoci贸n de mi alma, y responder a la llamada, que en la persona de la humilde Bernardita has hecho a todos tus hijos, me coloco ante Ti para escuchar con atenci贸n tu voz, exponerte mis necesidades y solicitar tus amorosos cuidados. No me deseches, Madre m铆a, a pesar de mi indignidad; atiende 煤nicamente al arrepentimiento que tengo por haber afligido tu maternal coraz贸n y renovado la pasi贸n de tu amad铆simo Hijo, acude en mi ayuda durante esta santa novena, en la cual me propongo purificar mi alma y conseguir por tu intercesi贸n el favor especial que solicito de la Divina Majestad y dar gracias a la misma, por todos los beneficios recibidos. Am茅n.

 

Lector 2: Tema

Gran consuelo es para nosotros el considerar la solicitud maternal de Mar铆a para con los hombres. Nadie puede llegar a comprender en esta vida, todo lo que Mar铆a ha hecho y hace para salvarnos. Siendo Ella la Madre de la misericordia, como la llama la Iglesia, es el medio por donde nos vienen todas las gracias que Dios quiere dispensarnos.

Con gran ternura las comunica al justo, para que persevere en el servicio del Se帽or; con gran solicitud las procura y se las env铆a al pecador, para que, a煤n en medio de sus extrav铆os, no se endurezca su coraz贸n y vuelva en s铆, y de este modo se convierta y se salve. Si alguno se pierde, no eche a nadie m谩s que a s铆 mismo la culpa de su perdici贸n, porque Dios nos ha descubierto por medio de visi贸n de Bernardita, que Mar铆a Sant铆sima quiere llenarnos de los tesoros de su gracia y de su amor. Nosotros que tenemos la dicha de ser el objeto de la solicitud maternal de Mar铆a por pertenecer a una Parroquia bajo el nombre de la advocaci贸n de 鈥淣uestra Se帽ora de Lourdes鈥, conduzc谩monos como verdaderos hijos y devotos suyos, cumpliendo con las obligaciones que contrajimos al ser regenerados en las aguas del bautismo; pues en esto consiste la verdadera y principal devoci贸n a Mar铆a. Huyamos con sumo cuidado y diligencia de todo aquello que puede apartarnos del recto camino que nos conduce al cielo, pues guard谩ndonos a nosotros mismos, Dios tambi茅n nos guardar谩 y nos sostendr谩 para que no nos alejemos de su divina gracia.

 

Se hace un breve momento de silencio y sigue el rosario.

P. Pedro: Comenzamos el rezo del Rosario. Meditamos en este d铆a viernes los misterios luminosos.

Lector (a): Rezo del Rosario

 

Lector 3: Conclusi贸n de la Parte hist贸rica

Durante esta novena a Nuestra Se帽ora de Lourdes hemos revisado los hechos m谩s significativos de la experiencia de fe de Santa Bernardita, cuando en Lourdes de Francia recibi贸 la visi贸n de Mar铆a Sant铆sima en la Gruta de Massabielle, a partir del 11 de febrero de 1858 y durante seis meses.

Fueron dieciocho veces las que se apareci贸 la Sant铆sima Virgen Mar铆a a Bernardita, siendo la 煤ltima en el d铆a que la Iglesia celebra a nuestra Madre Sant铆sima en honor de Nuestra Se帽ora del Carmen. Multitud de gentes en muchas ocasiones hab铆an presenciado la admirable transformaci贸n, que causara en la ni帽a la Aparici贸n. Una fuente misteriosa hab铆a brotado bajo las manos de la pastorcita, guiada por las indicaciones de la Se帽ora; muchos enfermos de alma y cuerpo hab铆an recobrado la salud, y aunque no faltaron quienes se obstinaban en negarlo, las diversas pruebas y milagros, junto con el gran testimonio y coherencia de fe de Bernardita, terminaron por convencer hasta los m谩s incr茅dulos.

Gracias al anuncio de una ni帽a, desde el fondo de una roca desierta se puede acceder al susurro suave del amor de Dios manifestado en la ternura que se nos revela en su Sant铆sima Madre, regal谩ndonos un manantial que renueva nuestra vida, tan sedienta del amor de Dios. Fue desde este lugar desde donde lo sobrenatural se abri贸 camino, derribando todos los obst谩culos, para llegar a multitudes y conquistando a su paso todos los corazones que de buena fe buscaban la verdad. El Sr. Obispo de Tarbes, despu茅s de la m谩s escrupulosa depuraci贸n de los hechos, confirm贸 la verdad de las apariciones por un decreto de 18 de enero de 1862. Desde entonces el mundo entero cat贸lico, ansioso de corresponder a los deseos de la Sant铆sima Virgen, ha acudido a su llamamiento y todos los a帽os llegan a Lourdes muchos millares de peregrinos de las cinco partes del mundo. Nosotros en esta Novena hemos procurado tambi茅n honrar a la que descendi贸 de los cielos para nuestro bien.

 

Lector 1: Petici贸n del Noveno D铆a

隆Inmaculada y Sant铆sima Madre de Dios! Alt铆simas lecciones nos has entregado durante esta Novena, saludables y amorosas invitaciones he recibido; no quiero ser ingrato ni obstinado. Decididamente me propongo servir a Dios con fidelidad, amarle con todo el afecto de mi alma, y honrarte a Ti como nuestra Madre querid铆sima. Imprime en nuestros corazones este deseo para que jam谩s los olvide, y dame la gracia para perseverar constantemente en este santa deseo, para que viviendo de acuerdo a la santa voluntad de Dios pueda vivir en la tierra en profunda caridad con mis hermanos y en la vida futura gozar de las infinitas delicias que Dios tiene preparados para los que le aman.

Lector 2: Oraci贸n de San Bernardo

Acordaos, 隆oh piados铆sima Virgen Mar铆a!, que nunca se ha o铆do decir que cuantos han recurrido a vuestra protecci贸n, implorado vuestra misericordia y pidiendo vuestro auxilio, hayan sido abandonados. Animado con esta confianza, 隆Oh Virgen madre de las v铆rgenes!, corro y vengo a Vos, y gimiendo bajo el peso de mis pecados, me postro a vuestros pies. 隆Oh Madre del Verbo!, no desatend谩is mis oraciones; antes bien, escuchadlas favorablemente y dignaos acceder a ellas, Virgen gloriosa y bendita. Am茅n.

Se rezan tres AVEMAR脥AS, a帽adiendo despu茅s de cada una de las Avemar铆as la exclamaci贸n: 芦VIRGEN, DE LOURDES, ROGAD POR NOSOTROS禄.

Lector 3: Oraci贸n Final

Inmaculada Se帽ora y Madre m铆a, por el grande amor que has mostrado a los hombres, te has dignado aparecer en una tosca gruta e instruir a la joven y dichosa Bernardita; te ruego que tambi茅n tu acci贸n alegre mi coraz贸n, y del mismo modo como has hecho brotar en la gruta de Lourdes aquel manantial riqu铆simo de cristalinas y saludables aguas, para remedio del cuerpo, derrama sobre mi pobre alma las dulces y f茅rtiles aguas de la gracia, que apaguen mi sed por las cosas de la tierra, y limpien mi esp铆ritu para que sea digno de los goces pur铆simos del cielo. Am茅n.

 

Contin煤a la Santa Misa con el canto inicial. Durante la celebraci贸n de la Eucarist铆a se imparte la Unci贸n de los enfermos